Sunday, June 18, 2017

Sábado de función

Ayer representábamos por... a ver que echo cuentas... puf, no sé. Yo creo que ya hemos pasado las veinte funciones con el mismo montaje. ¡Qué maravilla! Después de lo difícil y largo que fue el "parto" le hemos sacado mucho partido a esta magnífica obra de Lorca.

El caso es que después de tanto tiempo (tres años ya de su estreno) ayer, a las cuatro de la tarde, como que no tenía muchas ganas de representar nada. Más bien tenía ganas de buscar una buena sombra y echarme un rato, que además tenía los riñones al jerez. Pero no hubo siesta y se avecinaba un nubarrón de mal humor. Empieza a llegar el resto de la compañía. Pero mira que son majos. Vamos con el ensayo técnico. Uf, qué perezón.  Repaso otra vez, cuidado con las salidas, no hay mucho sitio.

El público espera fuera con ganas de entrar. Ultimamos detalles de escenografía, vestuario, maquillaje... Abren las puertas. Esperamos en un espacio muy pequeño, armados con dos abanicos. "Eh, vamos a hacernos un selfie" "Yo es que me he dejado el bolso fuera, que aquí no hay espacio para nada". Suena la música. Salen los actores de la primera escena. La función transcurre bien, muy bien. El público está entregadísimo. Termino mi primera aparición y oigo un "¡Muy bien!" de alguien sentado en el patio de butacas. Me sonrío y me acuerdo de aquella función en Getafe allá por febrero del 2015, donde la media de edad era parecida a la de ayer y también se entregaron en cuerpo y alma. Termina la función. Llegan los aplausos. Y después los agradecimientos y los buenos deseos. Es curioso, la mayoría nos desea salud. Y es que con los años uno aprende eso, que lo importante es tener salud para poder seguir haciendo lo que nos gusta. 

Wednesday, June 14, 2017

Reunión de vecinos

Están más o menos los de siempre. Los que, como en el colegio, se sientan en las primeras filas y los que prefieren sentarse atrás. Pero no te fíes, no son los más gamberros, ni tienen intención de reventar la reunión. Se sientan atrás para observar sin ser observados. Aunque bueno, algún chuleta perdona vidas sí hay. Y el típico graciosillo medio guapete, también. Como en el cole. 

Ha venido alguna mujer que acaba de llegar de pilates o de correr. Otra que viene de entregar al nieto a sus padres. A los de ella no, a los del nieto. Dos o tres matrimonios (estos se tomaron muy en serio lo de permanecer juntos en lo bueno y en lo malo). La dueña de un local, los representantes de otro gran local. Pero en general hay más hombres que mujeres. Y menos mal que la de la administración es mujer. Aunque ganan los hombres por abultada mayoría.

Punto a punto se va avanzando a trompicones. Corrillos, tensiones, el voceras empieza a gritar y la mujer que trata de apaciguarlo 'ay, cariño, cálmate', dar vueltas a un punto y llegar a la conclusión 70 minutos después, pedir voluntarios para una comisión (aquí no se apunta ni el Tato), el gallito que acusa, el personal acusado que decide hacer oídos sordos, el graciosete que le tira pullas al voceras, la mujer que se queja porque a su marido le va a subir la tensión, el matrimonio que se hace pequeños arrumacos, el presidente que presenta la dimisión porque en breve dejará de ser propietario (pero no ha querido decir por cuánto ha vendido el piso)...

No sé por qué sigo viniendo. Pero bueno, total... Así tengo algo sobre lo que escribir.

Tuesday, June 13, 2017

44

Nadie supo cómo lo hizo. Pero estaba claro que no lo había hecho solo. De todas formas ya era tarde para preguntar. Cuando se dieron cuenta, ya hacía tiempo que había dejado su puesto de trabajo y su casa. Tampoco supieron explicar por qué lo había hecho. Algunos, los más soñadores, pensaron que quizá fueron sus ganas de escapar de aquel valle y conocer mundo, aunque muchos otros creyeron que estaba atravesando un mal momento, ya se sabe, la crisis de la edad. Lo seguro es que nadie volvió a saber nada de él. Y eso que pocos confiaron en aquello que se decía. Porque aunque no eran muy instruidos, tampoco se dejaban influenciar por las supercherías de los viejos.

Monday, June 12, 2017

Teresa y Javier


Cuando Teresa sube al tren, la luz que se refleja en sus ojos deslumbra a Javier. El vagón va lleno, y al deslizarse sobre los raíles, Teresa siente que el tren de cercanías logra un imposible: que la vida se detenga por un momento. El paisaje cambia, las estaciones se suceden, el tiempo fuera del tren pasa. Pero dentro todo permanece y Teresa se siente feliz y eternamente viva. Javier también permanece… callado. Hoy tampoco reunirá valor para hablarle. Y para él, el mundo entero cabe en ese tren y en la mirada de esa mujer.

Saturday, June 10, 2017

Aniversario

Esta tarde, mientras viajaba en el coche y en un momento en que la conversación decaía, me fijé que en la radio mencionaban nombres de personajes relacionados con la Transición. No es que yo sea muy docta en historia, pero en la universidad tuve que hacer un trabajo de investigación sobre la época y todavía recuerdo esos nombres. Empiezan a sonar los primeros acordes del Libertad sin ira y digo: "ah, claro, están recordando los 20 años que se cumplen de las elecciones del 77". E inmediatamente caigo en mi error. "Ay, no, qué digo, si son 40".

No, si ya te digo yo que estas dos últimas décadas se me han pasado en un suspiro.

En fin, que me ha sobrecogido el dato de participación de aquellas elecciones. Yo no había nacido, ni siquiera estaba en proyecto (aunque no faltaba mucho, a quién quiero engañar). Pero documentándome para aquel trabajo me vi una serie documental, valga la redundancia, que estaban echando en aquel momento en el canal de historia (supongo que conmemoraban los 25 años de la muerte de Franco) y muchas de aquellas imágenes me impactaron y emocionaron. En fin. No sé por qué estoy hablando de esto. Supongo que para los niños de mi cole la Transición les sonará tan lejana y remota como a mí me sonaba la Guerra Civil. Para ellos el único momento que les habrá marcado un antes y un después habrá sido el mundial de Sudáfrica. Porque ahora ya no nos unimos para salir a votar en masa, sino para celebrar los triunfos de una selección que hace rodar una pelota. 


Friday, June 09, 2017

Sueños ¿por cumplir?

Hace años, más de veinte (ay, ay, que nos hacemos mayores) un viernes, a estas horas, me dirigía con mi pandilla de los dieciséis años a la zona de abajo para degustar unas ricas patatas (bravas y alioli) y refrescar el gaznate con sangría y calimocho. Después pasábamos por un local tranquilo (El Desván) y comentábamos la semana o jugábamos a algún juego tipo "beso, verdad o atrevimiento" o "yo nunca he" mientras compartíamos alguna otra bebida comprada con el bote común. Ya al final de la noche nos desplazábamos a la zona de arriba (más cerca de mi casa) y nos pegábamos unos bailes en las atestadas discotecas. Entrábamos en la de música de pachangueo (La cabaña del Pato Lucas), en la de la música grunge y alternativa (Parklife)  y en la de los éxitos del momento (Capitán). Había otra de música tecno, pero la pisábamos en pocas ocasiones. Tan pocas que ya no recuerdo su nombre.  Y si, entre baile y baile nos atacaba la sed, aquí ya cada uno elegía su propia consumición para su propia hidratación. Atentos. Por aquella época del siglo pasado estaba permitido consumir alcohol a partir de los dieciséis. Vamos, que éramos legales consumidores de alcohol. Así que, cuando me daban a elegir, entre tanto baile, solía pedir una Coronita. Nunca fui de bebidas con mucha graduación. De hecho, en cuanto empezaba a notar hormigueo en las piernas y que se me soltaba demasiado la risa floja, dejaba de beber. Nunca me ha gustado la sensación de estar perdiendo el control.

Hoy, llega el viernes y aprovecho para alargar la siesta. Porque normalmente mis siestas duran unos quince o veinte minutos, como máximo. Pero hoy, después de terminar la siesta típica, he dormido un segundo tiempo. Así que la cosa se ha alargado bastante. Ya veremos esta noche si me cuesta o no conciliar el sueño.

Y hablando de sueños, en la siesta extra de hoy he tenido un sueño la mar de divertido, en el que flirteaba con un famoso del mundo de la farándula. Uno de esos solteros de oro que acaba de salir de una relación seria y tiene ganas de pasarlo bien. Me enseñaba su nuevo piso y yo fantaseaba con la idea de comprar el piso de al lado. Pero claro, mi sueldo de profesora no me daba ni para pagar el descansillo de la escalera. Él se reía con mi ocurrencia (lo del descansillo) y me decía que no me preocupara, que si salía adelante el proyecto en el que estaba trabajando en ese momento (estaba currándose los preliminares, el tema de buscar financiación y esas cosas) quería contar conmigo. Y seguro que sería un éxito, y podría dejar la enseñanza y comprarme un piso donde me diera la real gana.

Después se marchaba, me decía que tenía que ir al centro, a su antigua casa, a llevar o a recoger algo. A llevar, creo. Porque yo me ofrecía a acercarle en mi coche, para que no fuese cargado. Pero me daba esquinazo con no sé qué excusa. Y yo me decía "uhm, no te fíes de este ni un pelo, que sí parece que le haces tilín, pero me da a mí que este de compromisos no quiere saber nada".

Thursday, June 08, 2017

Habitando las palabras

Habitar las palabras, para que tengan peso, para que el eco que somos de algún genio que tuvo el valor de escribirlas, suene bien claro y no sean solo tinta que yace sobre una hoja escrita. 

No tenía muchas ganas de ir al ensayo hoy. Pero a veces lo que pensamos no se corresponde con lo que sentimos, con lo que nos hace felices. Sí,  hace calor. Sí, estoy cansada de toda la semana. Pero también es cierto que la atracción por el escenario no se puede disimular. Como cuando te dan un abrazo, largo, mientras piensas "no, si guapo sí es, pero no es mi tipo", y al separarte descubres con asombro que tu vello se ha erizado y sientes la piel tensa. Menos mal que estábamos en el patio de butacas y no bajo la luz de los focos. Nadie se ha dado cuenta. No había público mirando.